Más allá de la presentación, riqueza de vocabulario y/o estilo gramatical, tu tema en la oposición será calificado de acuerdo a su contenido. Surge entonces la pregunta de ¿qué estrategia puedo seguir para rentabilizar tiempo y esfuerzo para preparar un tema con el que sacar un 10?

Una técnica muy provechosa que sirve para afianzar y comprobar los conocimientos adquiridos es confeccionar una lista de ítems que te servirá para repasarlo más tarde, allá en la etapa final de abril a junio. ¿En qué consiste? Pues no tiene nada que ver ni con las tarjetas, ni con los mapas conceptuales, que también son excelentes técnicas de repaso y que comentaremos más adelante en otras entradas del blog.

Vamos a verlo paso a paso, en vivo y en directo. Empezamos.

Por ejemplo, nos enfrentamos al tema 23: La base química de la vida. Lo he leído, luego he subrayado todo lo importante con rotus de colores (¡me ha quedado estupendo!), he resuelto mis dudas (¡los lípidos saponificables me traen de cabeza!) y he realizado el primer esquema general. Bueno, le doy un repasillo y me parece que ya me lo sé. Venga, vía, a otra cosa.

Ahora que piensas que te lo sabes, es el momento ideal para empezar a preparar este listado.

¿Qué cómo se hace? Prepara tus herramientas: papel y boli; es sencillo, vas párrafo a párrafo, leyendo, resumiendo y entresacando la idea principal. Empezamos por el primer párrafo:

“La composición química de los seres vivos es muy diferente cualitativa y cuantitativamente de la de su entorno inanimado. Los bioelementos o elementos biogénicos son aquellos elementos químicos que forman parte de los seres vivos. por ej., el Si y Al son muy abundantes en la corteza terrestre, pero escasos en la materia viva, mientras que bioelementos comunes en los seres vivos como el C y N apenas aparecen en la corteza. Por tanto, los seres vivos “escogen” ciertos materiales por ser los más adecuados”.

La idea principal es:

  1. Reconoce que la composición química de los seres vivos (biosfera) es distinta que la de los materiales de su entorno (geosfera).

Sigue con el texto y a ver si coincidimos, ¿has apuntado esto?:

  1. Distingue biomoléculas inorgánicas de orgánicas y las clasifica
  2. Argumenta las razones por las que ciertos bioelementos son más abundantes
  3. Clasifica los bioelementos por su abundancia
  4. Cita los bioelementos primarios e indica su función general
  5. Destaca la importancia y versatilidad del carbono, explicando su estructura tetraédrica y los tipos de enlaces que forma
  6. Etc.

Seguro que ya has captado la idea: no hay que hacer un resumen breve o un esquema, sino más bien decidir lo que se necesita conocer de ese tema. Se trata de listar algo como los “estándares de conocimientos” que nos van a indicar, no solo si sabemos, sino también si comprendemos bien el tema.

Esta labor de preparar los ítems requiere su tiempo y puede parecer engorrosa, pero es realmente útil; obliga a pensar y razonar sobre los contenidos, a calibrar su importancia y a ver las relaciones que hay entre ellos.

En definitiva, para cada tema se hace un auténtico análisis, un ejercicio de deconstrucción, escrutinio y exploración que conduce a dominarlo en profundidad.

Como colofón, has ganado en dos aspectos:

Has conseguido redactar un listado que te servirá para autocalificarte y comprobar tu grado de conocimiento del tema cuando lo repases unos meses más adelante.

Has aprendido una técnica que podrás aplicar también para redactar los estándares de aprendizaje a la hora de diseñar tus unidades didácticas.

Descarga un modelo de plantilla de autocorreción


No olvides seguirnos en redes:[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

No te pierdas nada y recibe consejos para preparar la oposición, fechas de convocatorias y las últimas novedades directamente en tu correo.